Diversos estudios afirman que el 90% de la información que recibe tu cliente proviene del contenido visual. Y es que en realidad nuestro cerebro está diseñado para procesar imágenes. Por esto la comunicación visual de tu empresa es tan importante.

Hay empresas que dedican gran cantidad de recursos y contratan agencias externas para trabajar la comunicación visual, o disponen de departamentos con diseñadores gráficos y expertos en Márketing. En general buscan comunicar sus mensajes, con nuevos diseños y los usan en sus establecimientos y en redes sociales.

Otros negocios obvian esta parte y lo hacen pensando que como son pequeños, no necesitan hacerlo. Pero los clientes hoy en día esperan una imagen profesional que genere confianza. Y usar los diseños adecuados es clave para conseguir esa confianza.

Pero para conseguirlo necesitamos contar con los servicios de un profesional. Y lo puedes hacer de 3 maneras. Ahora te cuento los pros y las contras de cada uno.

1 Contratar un diseñador gráfico dedicado.

Esta es una opción que te permite tener una persona dentro de tu negocio y dedicar una jornada a realizar diseños y planificar la comunicación.

El primer paso, es el de la selección de personal. Y en esto vas a tener que invertir algo de dinero, mucho tiempo, y bastante atención. Los pasos son los siguientes:

  • Colocar anuncios en distintas plataformas
  • Agendar y realizar entrevistas
  • Seleccionar un candidato
  • Realizar un contrato y empezar

La parte económica es más relevante:

Gestoría:

  • 50€ por contrato
  • 25€ mes por gestión

Sueldo: Empezaremos por algo básico y medio en España:

  • 1416€ mes. 17,000€ año brutos.

Seguridad social: Depende de las ayudas a las que puedas opta. Eso se lo puedes restar a los 5,270 euros anuales, o casi 440 mensuales.

Con esta opción tendrás a un diseñador profesional para trabajar en tu empresa, al que le tendrás que hacer un pequeño training.

De los empleados que han acudido a la entrevista, puedes quedarte con alguno como sustituto, de esta manera puedes tener un reemplazo cuando tu diseñador se ponga enfermo, se vaya de vacaciones, o por la razón que fuere, no puede atender a su puesto de trabajo, no hay nadie que realice ese trabajo.

Personalmente, me gusta la idea de tener personas fijas en mi equipo, pero los costes laborales y el hecho de depender de una única persona, son cosas que hay que repensar y hacer números.

Opcion 2: Freelancers.

Otra opción es la de usar los servicios de freelancers. Diseñadores autónomos que trabajan para otras empresas. Esta opción te permite realizar los diseños que necesites, pagando sólo por el diseño final. Para ello los pasos serían:

  • Buscar diseñadores freelance en internet.
  • Evaluar su estilo, sus trabajos, su especialización (sectores)
  • Preguntar por la disponibilidad y los plazos de entrega.
  • Preguntar por el número de cambios o revisiones en el diseño, que incluyen en el precio.
  • Llegar a un acuerdo económico (normalmente diseñar un cartel 70-90 euros, unas tarjetas de visita unos 50 euros y todo te lo entregan en 2-5 días. La impresión va aparte.

Esta opción te permite tener un diseñador de referencia al que pedirle los trabajos, y otro en la recámara por si acaso no puede atenderte, o por si no da con tu estilo.

De esta manera, puedes tener tu presupuesto ajustado al volumen de trabajos que pidas. Si quieres una serie de trabajos que sueles hacer habitualmente, puedes negociar el precio, o poner un límite.

Estarás más limitado en las posibilidades de comunicación, pero:

  • no pagas a la seguridad social y puedes ahorrar ese dinero o reinvertirlo
  • no pagas a la asesoría ese extra por el contrato y su gestión mensual
  • siempre tienes a alguien disponible.

Opcion 3: Servicios externos dedicados

Contratar los servicios de tarifa plana que ofrecen algunas compañías

Esta opción te permite tener un equipo de diseñadores profesionales por una fracción del coste de tener un trabajador o contratar un freelance. Este servicio consite en:

  • pagar una cantidad fija al mes
  • tener la comunicación gráfica de tu empresa bajo control
  • diseños ilimitados
  • revisiones ilimitadas
  • Todo en una misma tarifa fija, sin costes extras

Además, al tener un equipo de diseñadores, los trabajos se realizan en 24 horas, y los cambios incluso en menos.

Con esta opción, tampoco pagas impuestos y optimizas tu presupuesto de comunicación. Pero sobre todo, el poder despreocuparte de esta área, con unos plazos de entrega ya establecidos.

Con este servicio los responsables de tu cuenta analizan tu empresa y comunicación, y cuando tu inicias una peticiçon, tu equipo te la entrega en un tiempo record, entregándote en tu área de cliente los diseños finales.

La única pega es que la forma de pago se realiza con tarjeta de crédito, de débito o con PayPal.